sábado, 31 de diciembre de 2016

PISA y el Derecho a la Educación

En el País Vasco se está viviendo una notable polémica motivada por unos malos resultados del último Informe PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos) de la OCDE.


El diario El Correo ha iniciado una serie de artículos de fondo de página entera para reflexionar sobre el asunto y me han pedido sumarme al debate con este décimo artículo de la serie. Dado que me preceden artículos muy interesantes, de expertos de referencia y llenos de buenas ideas que comparto, me ahorro la repetición que aportaría poco. Trato de traer al debate algunas ideas más generales o globales, desde mi experiencia, por si pudieran ayudar.


viernes, 30 de diciembre de 2016

Cinco libros del 2016 que recomendarte

Empiezan los recuentos y valoraciones del año. Puede resultar una oportunidad para proponeros algunas lecturas que a mi me han gustado especialmente de entre lo que se ha publicado este año 2016.
Para empezar os propongo dos libros que me han sorprendido por la originalidad, juventud, modernidad y calidad de sus propuestas. Una está escrita originalmente en catalán y la otra en francés. Se trata del inclasificable e intimista Hermano de Hielo, de Alicia Knopf (libro del que ya hablé aquí), y de la novela/ensayo histórico/político Muestra mi Cabeza al Mundo, de Francois-Henri Désérable.


Aunque publicado unos meses antes, fue en 2016 que conocimos el impactante Instrumental de James Rhodes del que hablé con merecido entusiasmo aquí.

En estos días de invierno puede venir bien soñarnos caminando los Apeninos, desde Bolonia a Florencia en compañía del inteligente, curioso y muy ameno escritor donostiarra Ander Izaguirre (está editado a finales del 2015, pero me permitís la licencia).


Y sin salir de Donostia, algo de poesía para terminar. Este año conocí a Carmelo C. Iribaren. Primero fue su Haciendo Planes (2016), que me atrapó con sus amores soñados y recordados, sus cafés y su lluvia, su mirada sólo aparentemente descreída, su disimulada ternura, y de ahí me lancé a sus poesías completas Seguro que esta Historia de Suena (1985-2015). A Karmelo la humanidad tendrá algo que reprocharle el día que fallezca: ¡por su culpa por me he animado este año a escribir algo de poesía!


Este recuento está hecho de memoria, a la carrera, sin repasar los libros que tengo por mi casa, sólo pensando en los que me han dejado huella... y de pronto veo que me sale una selección de autores en general jóvenes (4 de los 5 tienen menos de 40), que mezclan la literatura con el pensamiento y el ensayo. Lo dejo así, no es riguroso ni coherente ni tiene intención alguna: me gusta.

domingo, 18 de diciembre de 2016

Anne Frank: ¿hubo traición?

No puedo hablar (o escribir) sobre Anne Frank sin sentir una gran emoción, casi como si la hubiera conocido. He leído sus diarios y visitado su casa varias veces. He leído bastante sobre ella.

En ocasiones os he animado, desde este mismo blog, a acercaros al diario de Ana en su versión completa (sin descuidar otras memorias de interés comparable, como las de mi admirado Thomas Buergenthal, el nobel Kertész o el maravilloso Pter Ginz) y recuerdo un artículo muy sentido escrito sobre Miep Gies, persona clave en la vida de Anna y de su diario, y publicado hace 7 años en El Correo al que, por creer que aún mantiene sentido e interés, os remito ahora.

Ilustración de José Ibarrola que acompañaba el citado artículo de 18.01.2010 
Pero el caso es que por mucho que uno lea siempre se topaba con un final marcado por dos grandes incógnitas: el momento exacto de su muerte en el campo de concentración de Bergen-Belsen (en todo caso en fecha dolorosamente cercana a la liberación) y la idea de que nunca conoceríamos el autor de la traición, de la supuesta llamada de delación que hizo posible la detención de quienes se escondían en "la casa de atrás". Se han sugerido distintos nombres, pero siempre se terminaba diciendo algo parecido a "nunca sabremos a ciencia cierta su identidad".


Nuevas investigación facilitadas por la Casa Museo de Anne Frank (ver aquí la info completa) aportan luz sobre este último particular. No porque nos aporten nuevos nombres o sospechosos, sino porque se avanza en la idea de que tal vez nu hubo tal traición, tal llamada, tal momento calmen de la vileza.

Bien era que en la parte pública de la casa se habían desarrollado, por parte de socios del padre de Anne, algunas actividades de falsificación de cupones de racionamiento (de los que al parecer llegaron a comer los habitantes de la casa de atrás en ocasiones). Estos socios habían sido ya detenidos y era vigilados por la policía.

La revisión de algunos indicios parecen ahora reforzar la idea de que la inspección de la casa no tenia como fin el descubrimiento y captura de judíos escondidos, sino que tal vez buscaba otras pruebas o elementos de esta actividad relacionada con los cupones. Estos indicios son, entre oros, la duración de la inspección, el tipo de dispositivo montado y los cuerpos de seguridad a los que pertenecían los policías que realizaron la pesquisa.

Esto no cambia la historia, ni la suerte de Anna, Margot, su madre y el resto, pero todo lo relacionado con esta historia me devuelve a esa maravillosa niña - adolescente encerrada y a ese diario que es patrimonio documental de la UNESCO, pero que es, más importante aún, patrimonio espiritual de todos los que lo hemos leído y de los millones de niños (como mi hija de 11 años, que lo ha leído este año que ahora se nos va) que aún se estremecerán al leerlo, mientras la humanidad lo sea.

La edición del Diario de Anne Frank en euskera, en la Casa Museo de Amsterdam
La información facilitada por la Fundación Casa Museo, a la que os he remitido más arriba y vuelvo a enlazar aquí, ha tenido bastante eco en medios. Aquí la noticia tal como ha sido comentada por DEIA, El País o La Vanguardia.

viernes, 16 de diciembre de 2016

Barcelona y Derechos Humanos

He tenido un interesantísimo e intenso día en Barcelona.

Por la mañana hemos tenidos una sesión de formación para el personal del Departamento de Asuntos y Relaciones Institucionales y Exteriores de la Generalitat de Catalunya organizada por Manuel Manonelles, viejo conocido de antiguas batallas, y a la sazón actualmente Director de Asuntos multilaterales y Europeos de la citada Generalitat. 

Fue un taller sobre Derecho Internacional de los Derechos Humanos y muy especialmente tratamos sobre los DESC y la crisis. También tocamos el tema de la participación de entidades no estatales en los retos del multilateralismo de los Derechos Humanos.



Por la tarde tuvimos ya un acto público: ACTE CONMMEMORATIU DEL 50è ANIVERSARI DELS PACTES INTERNATIONALS DE DRETS HUMANS, coorganizado entre la Secretaria de Asuntos Exteriores de la Generalitat y la Asociación para las Naciones Unidas de España, ANUE. Con la participación del Conceller Raül Romeva, la profesora y periodista Mònica Terribas, el catedrático Xavier Pons y yo mismo. El acto se celebró en el muy noble Palau Centelles

Hablamos de Derechos Humanos, de los avances y de sus limitaciones, así como de los retos de futuro de nuestro mundo.
Os paso la nota en LA VANGUARDIA así como la nota de prensa de la propia Generalitat. Así mismo algunas fotos, de muy alta calidad, que me facilitan desde la organización.

¡Me quedo con ganas de volver a Barcelona!








martes, 29 de noviembre de 2016

Curso en la Escuela Diplomática

Esta tarde tengo el gusto de impartir en la Escuela Diplomática en Madrid un curso sobre "La labor de los órganos de tratados en la evolución del Derecho Internacional de los Derechos Humanos", en el marco del Seminario de Derechos Humanos organizado entre la propia Escuela y la Oficina de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores.





miércoles, 23 de noviembre de 2016

Hermano de hielo

Hermano de Hielo de Alicia Kopf (Imma Ávalos, Girona, 1982) un libro difícilmente clasificable (¡y para qué clasificarlo!) de una autora que no sé siquiera si es escritora, pero que desde luego no parece novelista.  No se trata de negarle la categoría de escritora, a la que ella misma renuncia (pág. 177), como si fuera un castigo o un juicio, sino la de concederle otra distinta, la de artista compleja y curiosa, inteligente y sensible, con estilo propio y distinto.


Se trata de una obra transgénero, según expresión por ahí recogida, o mejor multigénero. Que pica aquí de la autobiografía, y allí del ensayo estético, y allí de la novela y de nuevo de la reflexión sobre la ciencia, los viajes o la vida.

Estamos a mi juicio ante la indagación vital, casi existencial, más original, deslumbrante y fructífera de su generación, hasta donde yo puedo conocer.

El hielo es metáfora e incluso alegoría. Es espejo y es refugio, es transparente pero inabordable, impenetrable, inhumanamente bello, y en su reflejo helador te devuelve su imagen más clara, más limpia, más intelectual e incluso más mortal.

Es un ensayo libre, libérrimo, ocurrente e inimitable. Bella y cuidadosamente editada por Alpha Decay.

Es una historia de una artista joven creciendo, de una mujer joven creciendo, de un país y un momento, de una familia ni tan buena ni tan mala, pero rota y difícil, de un hermano autista que vive en su mundo lejano y permanentemente helado y, en ocasiones, helador.

Un viaje al hielo de los polos, al hielo de la ciencia y al hielo interior, un libro nuevo "con el que romper el mar helado que nos habita". Un viaje que te animo a emprender en compañía de Alicia Knopf.

miércoles, 26 de octubre de 2016

El juez artificial

Me decido a los Derechos Humanos. Y estoy haciendo de la relación entre la ciencia, la tecnología y los derechos humanos una de mis especialidades. Así que me ha tocado lidiar con muchas de las diferentes formas en las que la tecnología y los derechos humanos pueden relacionarse, enriquecerse o, en algunos casos, colisionar.

Pero lo reconozco, esto no me lo esperaba: ¡Han creado un programa capaz de predecir -con bastante acierto (un 79%)- el resultado (sí ha habido violación, no ha habido violación) de las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos! No, la verdad es que esto no me lo imaginaba.

AI Predicts Outcomes of Human Rights Trials - UCL News

Podríamos ponernos aquí a la defensiva e imaginarnos asumiendo en el papel de paladín de la mente humana y su única capacidad para razonar, matizar, dilucidar sobre dilemas éticos y jurídicos, valorar excepciones, medir las infinitas particularidades de cada manifestación de lo humano o para poner intención y finalidad a la dirección de una jurisprudencia. Sí, sin duda todo eso es cierto. Pero no me interesa aquí resaltarlo (he tratado ya sobre los riesgos de la inteligencia artificial en otra ocasión). Hoy me interesa más dejarme sorprender por la inteligencia... humana.

Sí, maravillarme por esta deslumbrante noticia es maravillarme de la creatividad humana, de sus avances tecnológicos que no son sino avances culturales, es maravillarme de sus logros, de sus vueltas de tuerca a la realidad, de su capacidad para traspasar fronteras que creíamos vetadas.

Podría sermonear sobre los riesgos del progreso, sobre el peligro de una sociedad donde las máquinas, frías, calculando por estadísticas y juegos binarios, pudieran decidir nuestro destino y un día incluso juzgarnos. Creo que confío sin embargo en la inteligencia que está detrás de la inteligencia artificial, confío en que sepamos emplear esta infinita, inagotable y creciente capacidad humana (ampliada gracias a la tecnología) para mejorar nuestras vidas.

No es una confianza ingenua, puesto que el peligro asociado a la Inteligencia Artificial sin duda existe. Son riesgos ciertos y no es necesario remitirse a ningún gurú del retorno a la Arcadia ni a ningún enemigo del progreso para obtener alguna cita de autoridad. Creo que nadie dudaría de los méritos científicos de un Stephen Hawking o de las credenciales tecnológicas de un Bill Gates. Pues éste ultimo ha dicho: “no entiendo por qué no hay más gente preocupada por esta cuestión: la inteligencia artificial es una amenaza real”. Y el astrofísico británico ha dejado escrito/dicho a través de su máquina (¡quién más consciente en cada una de sus palabras de las posibilidades de la tecnología para mejorar nuestra vida!) que este proceso de inteligencia artificial “podría ser el final de la raza humana: los robots podrían empezar a rediseñarse a sí mismos a una velocidad a la que nosotros, los humanos, no podríamos competir”.  (Fuente de las citas aquí) En alguna otra ocasión he citado al científico Martin Rees o al tecnólogo Steve Wozniak con credenciales también nada despreciables ambos y con preocupaciones similares a las arriba referidas. 

Por eso no cabe confianza ingenua, ni optimismo alegremente despreocupado. Yo confío pero no pasivamente. Soy optimista pero no espero sentado. Tengo esperanza precisamente porque trabajo por ello y veo a diario a miles de personas hacerlo con mucha cabeza. Porque veo a miles de personas poniendo cada día la ciencia y la tecnología al servicio de las personas y sus problemas. Porque les veo preguntándose continuamente sobre su quehacer, porque les veo con un interés creciente por la divulgación, por la participación, por la ética, por la libertad, por el control de los riesgos y por la responsabilidad.

Modestamente, mi granito de arena está centrado ahora en el desarrollo del Derecho Humano a la Ciencia (art. 27 de la Declaración Universal y art. 15 del PIDESC) y en la preparación de la próxima Observación General del Comité DESC de la ONU sobre esta cuestión.

-------

NOTA 1: El artículo científico en que se explica este logro -coordinado por el tecnólogo Nikolaus Aletras y con investigadores de la UCL (University College London) y las universidades de Sheffield y Pennsylvania- está aquí en la revista PeerJ Computer Science y puedes leerlo íntegro gracias a su política de Acceso Abierto u Open Access (sí, la accesibilidad es uno de los contenidos del derecho).  Por cierto, ¡estamos en la semana del acceso abierto! 

NOTA 2: Tienes la noticia recogida por la BBC, el Wall Street Journal, The Guardian o Wired. (lamentablemente no la he encontrado en ninguno de los grandes medios en español)

NOTA 3: Una breve introducción al Derecho a la Ciencia (en inglés) aquí: Is There Such a Thing as a Human Right to Science in International Law?